Cómo es la vida de un escritor según Gay Talese


gay-talese

Tomado de masguau.com

“Con frecuencia, escribir es como conducir un camión por la noche sin luces, perderse en medio de la carretera y pasar una década en una zanja”, dice el padre del Nuevo Periodismo.

Esta obra por fin traducida al español gracias a editorial Aguilar (Colombia) , la autobiografía del reportero de reporteros, fue publicada en los Estados Unidos por primera vez en el 2006 bajo el título A Writer’s Life.

Según The Washington Post Book World, el tono de Vida de un escritor, la autobiografía de Gay Talese – sí: el padre del Nuevo Periodismo, el reportero de reporteros, el hombre que cambió la forma de escribir y describir, el aclamado autor de Frank Sinatra está resfriado – “es como si Homero lo invitara a uno a tomarse un martini en un cómodo bar y luego le dijera: ‘Déjame contarte sobre mi vida, pero primero empecemos con Aquiles’. La eficacia de esta aproximación produce un texto excelente y delicioso de leer… Es como si detrás de los elegantes e impecables trajes a la medida de Talese hubiese un corazón voraz de esponja, que absorbe el mundo y lo va exprimiendo luego a cuentagotas, a través de los años”.

Puede empezar a leer sus primeras confesiones:

-No soy, y nunca he sido, amante del fútbol. Probablemen­te esto se debe en parte a mi edad y al hecho de que cuando era un jovencito en la costa sur de Nueva Jersey, hace medio siglo, ese deporte era prácticamente desconocido para los nor­teamericanos, excepto para aquellos que habían nacido en el extranjero. Y aunque mi padre había nacido en el extranjero —era un distinguido pero discreto sastre venido de un puebli­to calabrés del sur de Italia, que se convirtió en ciudadano de Estados Unidos a mediados de los años veinte—, las referencias sobre el fútbol que me pasó estaban asociadas a sus conflictos de infancia con ese deporte y a su deseo de jugar al fútbol en las tardes con sus compañeros de escuela en un patio italiano y no limitarse a verlos jugar, mientras cosía sentado junto a la ventana trasera de un taller en donde trabajaba de aprendiz; sin embargo, él, mi padre, sabía incluso en esa época, como no dejaba de recordármelo, que esos jóvenes jugadores (entre los que se encontraban sus hermanos y primos menos juicio­sos) estaban perdiendo su tiempo y desperdiciando su futuro pateando el balón de aquí para allá, cuando deberían estar aprendiendo un oficio valioso y pensando en el alto costo de conseguir un pasaje en busca de la prosperidad en Estados Unidos. Pero no, continuaba advirtiéndome mi padre con su incansable retahíla: igual, ellos siguieron jugando al fútbol todas las tardes en el patio tal y como después continuaron haciéndolo tras la alambrada del campo de prisioneros de guerra de los Aliados en el norte del África, campo al cual fueron en­viados (los que no murieron asesinados o quedaron inválidos después de un combate), luego de su rendición en 1942 como miembros de la infantería del ejército derrotado de Mussolini. A veces le enviaban cartas a mi padre en las que describían su cautiverio. Un día, cerca del final de la Segunda Guerra Mundial, mi padre puso el correo a un lado y me dijo, con un tono que prefiero creer expresaba antes tristeza que sarcasmo: «¡Aún siguen jugando al fútbol!».

Gay Talese nació en Ocean City, Nueva Jersey, y actualmente vive en la ciudad de Nueva York. Es autor de once best sellers y reconocido internacionalmente por su trayectoria como reportero en medios tan importantes como The New York Times, Esquire, Times y The New Yorker. Dentro de sus obras más destacadas se encuentran The Bridge (1964), El reino y el poder (1969), Honrarás a tu padre (1971), La mujer de tu prójimo (1981), Unto the Sons (1992), y Vida de un escritor (2006).

The Gay Talese Reader es una de sus obras más representativas: está constituida por textos de no ficción que el periodista escribió para distintas revistas en distintos momentos. La antología fue traducida al español por editorial Aguilar bajo el nombre Retratos y encuentros e incluye Orígenes de un escritor de no ficción y Frank Sinatra está resfriado, aclamada por la revista Esquire en 2003 como “la mejor historia jamás publicada en Esquire”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s