Ciudadano Moore


El apellido de un noble y reconocido ciudadano inglés, que llegó a Medellín en 1830, terminó convertido en el nombre de una ruidosa y contaminada calle. La Calle Moore, se llama y atraviesa el barrio Prado, un céntrico sector residencial de la ciudad. Por allí cruzan, todos los días, miles de carros y buses y cientos de transeúntes que de seguro pocas veces se han preguntado: “¿Quién diablos era Moore?”

Pues bien, he aquí una pequeña reseña de este señor que terminó inmortalizado en una calle, una escultura en la avenida La Playa y una placa de Bronce en el Parque de Bolívar:

James Tyrell Moore Stwart se llamaba y fue un hombre dedicado a la industria minera. A él se debe gran parte del desarrollo de la minería en Antioquia y Colombia, que no es poca cosa. Nació en Londres en 1803 y estudió ingeniería de minas en la Escuela de Freiberg, Alemania. Cuando apenas cumplía 26 años recibió una atractiva propuesta para viajar a Colombia.

Calle MooreSu misión era dirigir las exploraciones de las minas de Marmato, en Caldas. Pero un año después, invitado por un grupo de mineros antioqueños, llegó a Medellín y se trasladó a trabajar en las minas de Santa Rosa de Osos, Anorí y Amalfi, al norte de Antioquia.

La virtud de Moore, explican los documentos de la época, se basaba en su técnica para extraer el oro de las minas de veta, que en pocas palabras consiste en romper la montaña para entrar en su interior y sacar el mineral, en este caso el oro.

A Moore se debe la construcción del primer molino de pisones, una especie de maquina con cuatro pisones de acero con el cual se trituraba la roca. Ello significaba un gran avance, si se tiene en cuenta que el material era tradicionalmente triturado a mano por las mujeres, con piedras similares a las utilizadas para moler el maíz.

Años después, en 1848, Moore viajó a Titiribí –al suroeste de Medellín– y creó la Hacienda de Fundición de Titiribí, cuyo objetivo era prestar servicio técnico a las minas de El Zancudo, una famosa mina de la época.

Moore ya era un hombre reconocido en la región, no sólo por sus habilidades profesionales sino también por sus propiedades; y había contraído matrimonio con Nepomucena Mejía, descendiente de una acaudalada familia de Rionegro, lo que también aferró a Moore a estas tierras.

Pero si hay algo por lo que Medellín debe recordarlo es por su labor filantrópica. Moore contribuyó al desarrollo urbano de la incipiente ciudad, donando en 1857 los terrenos para la construcción del Parque de Bolívar y la Basílica Metropolitana.

También donó a la Iglesia de La Candelaria –la iglesia más antigua de la ciudad– el primer reloj, “en cuyo motivo se realizaron festividades religiosas y regocijos públicos, incluyendo un baile de disfraces”, cuentan los cronistas de la época.

Moore alcanzó tanto reconocimiento que en 1863 recibió de manos de la Asamblea Legislativa del Estado Soberano de Antioquia un reconocimiento público destacando su aporte a las ciencias y a la industria antioqueña. “A él se debe en gran parte el progreso de la industria minera por haber introducido y puesto en uso maquinas y sistemas sencillos y utilísimos para extraer la riqueza abundante que tiene el suelo antioqueño”, mencionaba el documento.

Ese mismo año, y debido al ambiente de violencia que aumentaba en la región una vez que los conservadores derrotaran a los liberales y tomaran el poder, Moore viajó con su esposa a Bogotá donde siguió ejerciendo su profesión de minero, pero en pequeña escala. Allí pasó sus últimos años al lado de su familia, hasta que murió el 27 de febrero de 1881.

Todo eso realizó este señor, y saber que hoy sólo se le reconoce por una calle repleta de buses y llena de ruidos, una escultura en La Playa y una placa de bronce en el Parque de Bolívar. Así es la vida.

Fuentes bibliográficas consultadas:
“James Tyrell Moore: un estudio de caso en torno a la presencia extranjera en Antioquia durante el siglo XIX”, en: Elites, empresarios y fundadores. Grupo de Investigación en Historia Social y Humana, Universidad de Antioquia. Medellín, 2003.

Echavarría Misas Guillermo. Repertorio Histórico de la Academia Antioqueña de Historia. 1971.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Perfiles y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ciudadano Moore

  1. garcia dijo:

    Me gustaría recibir información sobre James Moore Stwart, sobre todo lo relacionado a su familia en Londres, su infancia y mas tarde, sus logros.
    No sé si ustedes contaran con dicha información, de ser este el caso disculpen las molestias. En caso contrario me sentiría sumamente agradecida de contar con los datos antes mencionados.
    Desde ya muchas gracias.
    García.

  2. moni0123 dijo:

    Mis recuerdos y mi memoria viven desde una ventana hacia la calle Moore!!! he anhelado tanto tener fotos de sus ventanas y sus calles ya en via de extinción.

  3. moni0123 dijo:

    Reblogged this on Abriendo la caja de Pandora and commented:
    Una de mis ventanas reposaba sobre esta calle Moore…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s